domingo, 27 de enero de 2013

libros 11 y 12 de la saga Love at stake

11 Sexiest vampire alive

Él era un mujeriego y un vampiro... e imposible de resistir.
Sucedió algo terrible: un vídeo fue publicado que demostró la existencia de los vampiros. Ahora Vamps teme lo peor, el Apocalipsis Vampiro! Comenzarán los mortales a cazar vampiros y estacarlos? En una reunión de emergencia, los Maestros de todo el mundo deciden cómo proceder. Ellos necesitan un emisario que entable negociaciones con el Presidente de los Estados Unidos. Ellos quieren que su emisario sea moderno, seguro e inofensivo. Un vampiro que nunca haya mordido a un mortal. Un vampiro que haya sido totalmente alimentado a botella. Su elección, Gregori!
Ahora Gregori tiene el destino de toda la población vampírica sobre sus hombros. Se le ha asignado una misión especial que consiste en tomar a la hija del presidente en una peligrosa misión. ¿Tendrá éxito y salvará a sus amigos? ¿O sucumbirá a su juego de playboy y condenará a todos?


12 Wanted: undead or alive

Él es un vampiro de la gran ciudad…
Phineas McKinney creía que Nueva York era dura hasta que fue atacado por los Descontentos, vampiros malvados que consideran a los mortales como meros entremeses. Salvado por los vampiros buenos, Phin juró dedicar su ahora vida inmortal a detener a los Descontentos. El trabajo se le acumula cuando se corre la voz de que su enemigo podría estar escondido en Wyoming. ¿Qué puede saber un chico de ciudad sobre caballos y fogatas? Menos mal que tiene a Brynley Jones a su lado… Ojalá ella no odiara a todos los vampiros de la tierra.
Ella era una princesa licántropa…
Bryn cree que los vampiros son seductores y encantadores, y eso hace que sena peligrosos. Así que le mosquea bastante por tener que formar equipo con Phin, aunque él sea el único chupasangres capaz de hacer que su loba interior ronronee. Pero mientras dan caza al líder de los Descontentos, el peligro acecha…y Phin y Brynley descubren una pasión que hará temblar los cimientos de su mundo sobrenatural.


Me gusta